Patricia May - Sergio Sagüez

El dinero como energía

Si hay un tema que nos complica la vida, es el del dinero. Ya sea porque vivimos la vida corriendo trás la utopía de que cuando tengamos la suficiente cantidad, seremos felices, o porque lo poseemos y lo utilizamos de manera tal que nos agobiamos con excesos de cosas, actividades a las cuales el dinero nos permite acceder.

En nuestra cultura el dinero se identifica con la felicidad y se ha convertido en una especie de dios al cual se le rinde culto y por el cual se está dispuesto a sacrificarlo todo, familia, afectos, tranquilidad, salud. El dinero, mostrado a través de las posesiones, marcas ,el barrio en que se vive, el lugar en que se nace, la institución en que estudiamos y el cementerio en que nos entierran ha llegado a constituirse en un emblema de autoestima, donde ponemos nuestro poder y razón de vivir. Cual si el poseerlo nos dotara de una calidad distinta, de un aura especial que nos hace sentir fuertes y seguros, superiores a los demás.Por supuesto se trata de un espejismo que se deshace cuando vivimos momentos claves en que nos queda en evidencia que nacemos desnudos y así mismo partimos llevando como único tesoro esa joya preciosa e intangible que mora en el centro del nuestro corazón. Que triste llegar al fin de la vida y darse cuenta que hemos regalado nuestra sangre, energía y tiempo a asegurarnos en los símbolos de dinero y poder.

La plenitud no tiene que ver con el dinero ni las posesiones ni las circunstancias, sino con la capacidad de estar íntegros en el momento, si no somos capaces de contactar con el goce, aquí y ahora ya!, con o sin dinero, es probable que no haya condiciones externas que nos puedan asegurar ese preciado don de ser feliz.

Necesitamos otra manera de pensar el dinero, otro enfoque para utilizarlo e integrarlo sanamente a la vida.Pensemos que el dinero es una forma de energía, una energía que obtenemos dignamente por nuestra entrega energética a través del trabajo. Una energía neutra, que nosotros connotamos al invertirla en objetos, acceso a otros aprendizajes, expriencias compartidas, aventuras etc.

Por tanto el punto es cuanta energía en forma de dinero necesitamos y en qué la invertimos. Cuánto necesitamos para vivir en armonía, para desarrollar un proyecto de vida que nos dé plenitud y aporte bien a los demás. El problema es que habitualmente no pensamos en qué sería sanador y armónico en un momento dado, qué sería bueno para recontactarnos con nuestro centro, con la creatividad, con la soledad, o con la compañía.

Si realmente pensaramos en lo que haría bien al alma, seguramente necesitaríamos mucho menos, invertiríamos en simplicidad, en contacto con la naturaleza, en compartir en familia, en aprender y crear, en espacios de silencio, en amistad, en dar y seguramente viviríamos más liviana y felizmente.

Una persona que está en contacto con su ser, necesita poco consumo porque su riqueza está puesta en el corazón. Podemos imaginar como sería nuestro planeta si un número criticamente alto comenzara a pensar así, en llevar una vida simple por opción personal? En que el dinero se valorara como una energía disponible para valores de armonía y paz? Todos los esquemas que sustentan los valores de crecimiento y consumo ilimitado como las metas humanas se caerían bajo el peso de la infelicidad que han traído al ser humano y a la naturaleza.

Es probable que este tipo de actitudes sostenidas por un número creciente de personas sea lo que lleve algún día a salvar al planeta de la depredación y a millones de seres humanos del hambre.

Necesitamos pocas cosas para ser felices cuando el ser está despierto, quizás una caminata por la orilla del mar, o volver a escuchar a otro ser humano con la mente y el corazón abierto, o reirse y jugar, o ponernos al servicio de un proyecto que nos encienda el entusiasmo. Desde este criterio nos podemos preguntar qué es lo que necesito para no ahogar a mi ser como muchas veces lo hace el exceso de bienes y consumos? Ahogamos al ser llenándonos de ruido, alejándonos de los pulsos naturales, corriendo en una sobreactividad para cuidar las cosas a la que tanta energía le hemos sacrificado, lo ahogamos en los hijos cuendo le entregamos el mensaje que sólo viviendo en ciertos barrios, o poseyendo cosas, o mostrando cuan hábiles o adinerados son, serán felices.

El dinero es una energía maravillosa que podemos poner al servicio de la armonía y el amor, o a encerrarnos en el infierno de la defensa de lo que tenemos, de la apariencia, de los excesos y la alienación de nuestra escencia.

Hay 20 comentarios

  1. Edgar Molina dijo

    Hola,me ha gustado su artículo y los felicito a los dos,por esta labor que hacen para encauzar el pensamiento hacia logros espirituales mas sublimes.
    Les pediria ahora el permiso para publicar sus artículos en mi blog,el cual también tiene como objetivo principal,ayudar a las personas para que sus vidas mejoren.
    Atte.
    Edgar Molina (desde Ecuador)

    3 Octubre, 2008
  2. carolina flores dijo

    Estoy leyendo un libro de Patricia (De la Cultura del Ego a la cultura del Alma)y la verdad es que tiene un gran sentido y además es muy motivador entender que lo que hoy predomina es un paso necesario para evolucionar hacia planos de mayor sabiduria y espiritualidad.
    Esto me lleva a comprender muchas dinamicas a nivel personal… Agradecida por sus sabias reflexiones…

    3 Octubre, 2008
  3. m.cecilia barrios bañares dijo

    Patricia…hay otro aspecto…cuando te sientes dueña de todo…y disfrutas de los arboles, del viento,de las estrellas, de las calles, del sol,de los colores que te da la vida,no quieres ser dueña de nada porque eres dueña de todo,para que adquirir?…pero aunque no te interesa el dinero, porque nada necesitas…estas metida en el “sistema” y no te alcanza para vivir dignamente…te aterra el pensar…cuentas de luz……. etc.etc.etc.
    Estoy experimentando con sangre “LA CONFIANZA INFINITA”…la entrega minuto a minuto…no estoy sola…no estoy sola…no estoy sola…como los pajaritos del campo …..

    con amor Cecilia

    estas siempre conmigo en mi corazon

    9 Octubre, 2008
  4. Fe dijo

    Me ha gustado mucho el artículo. Quería señalarles que hay un error en el texto; se repite un párrafo largo: ” En nuestra cultura el dinero se identifica con la felicidad (…).asegurarnos en los símbolos de dinero y poder”
    Un abrazo, Fe

    8 Junio, 2009
  5. Silvia dijo

    El dinero es energìa, que nos permite cancelar nuestra sobrevivencia y por tanto, fundamental…..el tema es, las necesidades esenciales” pueden tener una escala de diferencias entre los seres humanos infinitas…..y allì es dònde tiene que ver -una vez màs- el ego y todos aquellos miedos inconcientes del TENER. Cuando aprendamos que la felicidad es una opciòn y que no tiene que ver con el TENER, sentiremos el SER en gozo con el otro……y esto, no està en venta.!!

    11 Agosto, 2009
  6. Patricia De Bernardi dijo

    Querida Patricia, gracias por abordar el tema del dinero desde la perspectiva del alma, cuanto dinero necesita el alma.
    Rescato lo ùltimo
    El dinero es una energía maravillosa que podemos poner al servicio de la armonía y el amor, o a encerrarnos en el infierno de la defensa de lo que tenemos, de la apariencia, de los excesos y la alienación de nuestra escencia.
    Gracias Paty un cariño desde Concepciòn, nos vemos pronto!!!

    20 Agosto, 2009
  7. Lidia Pelleriti dijo

    Estoy escuchando todas las conferencias en CD de Patricia,seguramente me faltan varios.Debo decirle que realmente me alegra el alma sus palabras.La espiritualidad es un camino que nunca termina y eso es maravilloso.El sentido de la vida está en Sentirnos,Gracias.Sera posible que Patricia pueda viajar a San Juan, Argentina para una conferencia? Espero noticias.Gracias

    31 Agosto, 2009
  8. Pamela Mora dijo

    Cuanto de verdad hay en tu percepcion, sin duda, el dinero es una espejismo que vislumbra y engaña, y cuando al fin obtenemos aquello material que tanto codiciamos, nos percatamos de lo poco importante que en realidad era, lo miramos y es solo eso una “mera posesion”, heredadado de nuestra genética de mamifero cazador, que desea abarcalo todo Darwuiniano quiza, el más fuerte obtiene el premio,premio pasajero por cierto, intrasendente, inocuo. La verdadera riqueza se lleva an el alma, si unos pocos más lo entendieran, este mundo sería mejor de lo que es, y nuestro pasar por el más llevadero.

    18 Diciembre, 2009
  9. Jaime Sanhueza dijo

    Para comer necesito dinero, para obtener el dinero necesito trabajar y endeudarme, si no trabajo y me endeudo no hay dinero… para ir a caminar por la orilla de la playa (en busca de la paz) debo faltar al trabajo y encima necesito dinero para llegar a ese lugar,..

    Señores, el tema planteado me gusta,.. ya que siempre lo cuestiono.. sin embargo debemos comprender que la posibilidad de desconcentrar la atención del dinero la tienen solo ciertas personas..
    aquellas a las que no les cuesta conseguirlo, por tener buena familia, algún bien o respaldo que les genere lo suficiente para despreocuparse de lo demas (la vorágine del sistema)… para vivir sin lujos a los cuales tiene la posibilidad de acceder y por opción propia renuncia en pos de tranquilidad, sin embargo si le alcance para vivir en sus necesidades basicas y consiente de tener resgurdo “en caso de!”
    (Recordemos que las personas necesitan salud, hogar y otras cosas).

    Pero, incuestionablemente existen personas que no tienen dicha posibilidad..
    Economicamente tenemos tres tipos de personas:
    1.Aquellas que solo ganan para consumir (entiendase alimento, y cosas basicas necesarias para subsistir, sin codicia ni posibilidad de obtener algo más).
    2.Aquellas que ganan para consumir y ahorrar.
    3.y las que ganan o tienen suficiente para consumir, ahorrar y invertir.

    A los dos últimos se les puede considerar en lo postulado, sin embargo les pido seamos realistas… “mucha gente.. realmente mucha”… trabaja, tiene depres, no descanza, y no comparte para amar por un simple motivo… solo les alcanza para vivir (en lo básico.., sin codicia.. y sin muchas posibilidades de librarse de esa situación)..

    9 Septiembre, 2010
  10. martin dijo

    jaime:
    te encuentro toda la razon, lamentablemente vivimos en un mundo marcado por el dinero y el materialismo y hay que saber que nosotros como seres humanos vivimos en 2 planos, el material y el espiritual y hay que saber separar ambas cosas, para triunfar en plano espiritual debes primero afiatarte en el mundo material, recuerden que una de las necesidades basicas del ser es sentirse util ante los ojos de dios y del hombre, ultimamente he conocido muchas personas que creen lo contrario que trabajar y estresarse y sentirse con depresion esta mal, pues no es asi, es un aprendizaje, estamos para aprender y un vez vividas tus 700 vidas seras capaz de razonar y encontrar tu zen, por mientras apremdamos y no pensemos que esta bien o mal, eso no existe solo existe la vida que no prejuicia y tampoco condena sigamos nuestras vidas en calma y mientras aceptemos que todo lo que pasa es por que dios lo quiso no necesitaremos dinero ni tampoco sentirnos espiritual, solo seremos.

    20 Septiembre, 2010
  11. XIMENA dijo

    Es cierto, lamentablemente si no tenemos dinero , no podemos hacer y tener varias cosas basicas, pero tambien es cierto que hay que saber equilibrar, porque sin espiritualidad no podriamos equilibrar, hay cosas que el dinero no compra, como disfrutar con tus hijos la sonrisa de ellos, los chascarros , los malos ratos , las fiestas familiares,tener a tus padres vivos etc, es por aquello que hay que tener presente y saber equilibrar las cosas, es cierto que muchas veces nos vemos enfrentado a necesidades muy compleja en el dinero pero fijense que igual uno sale adelante, y eso es que hay alguien que nos cierra la puerta pero nos habre la ventana, nunca nos dejaran solo, hay que aprender a vivir con lo que uno tiene y si se puede obtener un poco mas regio, pero no vivir por el dinero.

    22 Septiembre, 2010
  12. rodrigo dijo

    Sinceramente: “No cuento el vuelto simpre es de más… Dar es Dar…”. Como filosofía de vida, pequeñas acciones de ayuda al resto te pueden dar una mayor satisfacción. Creo en eso y en eso se basa mi día a día.- Muy buen post.-

    24 Septiembre, 2010
  13. RICARDO dijo

    Si el ser humano escuchara mas al corazón y menos el sonido del dinero sería mucho mas feliz.

    11 Octubre, 2010
  14. Sandra Méndez A. dijo

    Gracias por las constantes enseñanzas que siempre logro encontrar en tus reflexiones, en la medida que puedo las hago parte de mí y será un legado a mis hijas…. Un abrazo.

    2 Abril, 2011
  15. ribarba dijo

    INTENTO GASTAR MI ESFUERZO Y PERSISTENCIA EN GANAR LIBERTAD, PARA DEDICARME A LO QUE MAS ME APASIONA,LA FELICIDAD.
    ribarba11

    10 Agosto, 2011
  16. Shingenesis dijo

    Gracias.

    1 Septiembre, 2011
  17. maria Loreto Marin Correa dijo

    !!! Que maravillosas palabras !!!!, tan de acuerdo con uds…este mundo que me ha tocado vivir…lleno de miserias y necsidades en el mundo…y por otra parte un mundo a punto de reventar por los excesos de este consumismo infernal !!!!…ojala mucha gente pensaras asi….los felicito

    15 Octubre, 2011
  18. Berni dijo

    “Mira como crecen Los Lirios en el Campo no se enredan ni se afanan”.
    Confio en Jesus y sus palabras y nada me falta, solo hacer lo que Dios manda y todo lo demás se dara por añadidura. Tenemos que acordarnos de agradecer a Dios cada día, entregarnos a el con todo el corazon y en ese momento la vida cambia! “Haz de tu vocacion tu vacacion” “haz lo que ames y nunca más tendras que trabajar en tu vida”

    12 Diciembre, 2011
  19. Marigen dijo

    loe sus textos ….pasa un tiempo y vuelvo a ellos …gracias por poner al alcance de todos, estas palabras .Este sólo acto sirve para reafirmar lo que en ellos se expresa ….no todo se vende …también hay regalos maravillosos .

    28 Diciembre, 2011
  20. Lucia parra montero. dijo

    Hola,saludos desde Costa Rica. todas sus reflexiones son exelentes, los felicito x plantearme las cosas de manera simple y si,se puede cambiar de actitud, a mi en lo personal me cambio la muerte de mi padre y me propuse bajar el ritmo de trabajo y atender mejor a mis seres amados.

    20 Febrero, 2013

Le recordamos que para contactarse con Patricia May o Sergio Sagüez, puede hacerlo al correo directo [email protected] o al teléfono (09) 230-7791.

Dejar un comentario

© 2014 Patricia May - Sergio Sagüez